Restauración de senderos

Los senderos de montaña o en la naturaleza se pueden diseñar y/o construir con fines específicos o puede aprovecharse lo que ya hay en un territorio para darle un vuelco recreativo o deportivo. En este segundo espectro hay un mundo de huellas que en Chile fueron ancestralmente abiertas para uso ganadero o para conectar puntos con un fin distinto al turístico, pero muchas veces los trazados son perfectos en segmentos significativos del total. Sin embargo, estamos aún aprendiendo a usarlos sosteniblemente como comunidad y por más que la cultura se vaya haciendo cada vez más responsable, a la larga todo uso genera un pasivo que hay que mitigar o compensar.

Aunque la literatura ayuda mucho, en este (como en tantos aspectos de vida), la administración de grandes extensiones de senderos tiene varias variables y muchas de ellas se van aprendiendo en el tiempo con oficio de artesano. Hay tres que queremos destacar en este artículo:

1. La educación ambiental, que alarga la vida útil de los senderos y de la biodiversidad de su entorno, puede tener una implicancia en el involucramiento de la comunidad en el mantenimiento y construcción de senderos, que genera un círculo virtuoso excepcional, porque los mismos usuarios elevan su nivel de sensibilidad sobre que significa el uso responsable de la naturaleza con fines recreativos.

2. Encontrar soluciones simples: las soluciones simples en los entornos naturales en la mayoría de los casos facilitan que el resultado final sea económico, armónico con el entorno y sustentable. Entonces, en primera instancia hay que buscar corregir con los materiales que la misma naturaleza y la historia del lugar entrega: reutilizar senderos antiguos, ramas y árboles secos y piedras.

3. Aspectos teóricos básicos: En la medida que los senderos van teniendo más carga de uso, hay que implementarle soluciones que soporten esa nueva realidad. En ese mundo entramos a manejo de pendientes máximas, anchos y materiales de camino por cargas estimadas, levantamiento del valor ambiental del lugar y manejo de erosión y de escurrimiento de aguas.

Como mencionamos anteriormente, esta dimensión del trabajo de administración de áreas verdes tiene un alto componente de aprendizaje de oficio de artesano, pero quién sabe, si el mundo outdoor sigue creciendo tal vez algún día haya que industrializar algunos de sus aspectos.